jueves, 12 de diciembre de 2013

La debatida Reforma Energética


Mucho se esta hablando de la Reforma Energética y lo único real es que todos perdemos con ella, ya que como usuarios  poco a poco hemos entregado el control y la autonomía de este sector a unos cuantos mexicanos, que han socavado y mermado las  empresas encargadas de proveer de energía al país.

Por otro lado, la solvencia que la producción de energéticos ofrece en otros países, aquí se ha estancado al ser únicamente de la administración estatal, esto ha llevado a que el monopolio crezca y reduzca la capacidad de crecimiento que empresas como Exxon, Texaco, Mobil, etc., tiene gracias a su libertad de estar manejadas por empresarios.

Pero mi comentario no gira en este entorno, pues este espacio es para la historia de la aviación y por ello es justo reconocer como en este sector, las principales productoras de energéticos del país han visto reducido hasta casi desaparecer su poder aéreo.

Así es, la flota de PEMEX se ostento como una de las mas grandes y nutridas de la aviación federal a finales de los años ochenta y mediados de noventa. Ya que operó desde aviones pequeños, tipo jets ejecutivos, hasta un enorme L-100-30 (versión civil del C-130 Hércules), este último aun se puede ver volando, ya que al terminó de su contrato con la paraestatal pasó a la flota de la Fuerza Aérea Mexicana.




            (Así lucia de civil este L-100-30, que ahora esta incorporado a la Fuerza Aérea Mexicana)
                                                                Foto: airliners.net


Su base de operaciones estuvo aun costado de la plataforma Presidencial, en el AICM, desde ahí se podía ver aviones como el Foker F-27 (ex FAM), helicópteros  Bel 202, 212, Aeroespatiale Puma y Súper Puma, etc., de aquí se desplazaba personal y equipo a las zonas con explotación petrolera, de igual manera en aeropuertos como el de Veracruz, Tampico, Campeche, era frecuente ver diversas aeronaves de ala rotativa y fija que enlazaban tierra firme con las plataformas petroleras. Incluso existieron helicópteros ambulancias en las refinerías como la  de Tula.
Posteriormente con la descentralización del aeropuerto, la base se desapareció y la flota muy posiblemente se dispersó entre otras dependencias gubernamentales y privadas, como fue el caso del Hércules. En su lugar quedó  un cuartel de los Guardias Presidenciales de la Armada de México y con la construcción de la T2 se desapareció definitivamente.

Por otro lado, la CFE ha operado también un número considerable de aeronaves, sobre todo en modalidad de carga y equipos de ala rotatoria, su hangar fue mas pequeño que el de PEMEX, pero aun así tuvo gran actividad aeronáutica, ocupó entre otro tipo de aviones un Electra, Convair 580, Douglas DC-3 y Dc-4 (ex Mexicana) y de helicópteros empleó desde Bell 47, 202, Aeroespatiale Puma, MD 902, etc.,  sobre todo para la transportación de personal y elevar estructuras de torres de alimentación.




                                                       Aeroespatiale AS-Puma en el MUTEC


Todavía era posible observar parte de la chatarra, perdón, de la flota de CFE en el MUTEC, ahí estaban expuestos dos helicópteros que sirvieron para la construcción y revisión de las líneas de alimentación de esta empresa; es mas para aquellos que les guste la sopa Maruchan, pueden observar en uno de sus comerciales a un piloto que se come una de estas sopas a bordo de un helicóptero Bell propiedad de CFE, y para aquellos que viva cerca de torres de energía de alta tensión, no les extrañe ver de ves en cuando un helicóptero sobre volar estas estructuras para ver que todo este en orden.



Hermosa imagen, de un DC-4 con los colores de PEMEX aterrizando en el AICM y al fondo un DC-10 de                                            Aeromexico con su cromática setentera. Foto: airliners.net



Sin embargo, administración tras administración, se han encargado de hacer que estos servicios sean asignados a empresas privadas, no se bien, si en favor de la economía de la empresa o como una forma de reducir la plantilla laboral de las mismas, pero lo que es un realidad es que poco a poco estas empresas (PEMEX y CFE) han dejado en manos privadas la administración de sus servicios de transporte aéreo.

Esto me lleva a pensar en que la actual reforma que se pretende implementar no nació en este sexenio, mas bien surgió dese hace ya varias décadas, pero en áreas que no apreciábamos con facilidad y que como ocurre en todas partes, al irse acabando los recursos, se esta poniendo a la venta todo lo que se pueda. Pero esa discusión se la dejo a los politólogos y economistas.





Un helicóptero Bell 407 que actualmente emplea CFE para traslado y revisión de líneas, presten atención  que la matricula es XA, indicativo que se trata de una aeronave privada, si esta fuese del servicio federal, la inicial debería ser XC. Foto: airliners.net



Yo me quedo añorando mis recuerdos de la plataforma aérea de Pemex y de CFE, contemplando como aquellos vetustos aviones llevaban en sus entrañas, tubos, cajas, maquinas, personal, etc., a las zonas que requerían expandirse o donde se hacia una nueva exploración. Y dejó a la reflexión, como la aviación ha estado presente en casi todas las áreas de gobierno de este país y poco a poco se desdibuja, al igual que las secretarias que se sirvieron de ella por mucho tiempo.


Gracias.









No hay comentarios: